La Alimentación saludable, justa y sostenible como derecho universal

El derecho a la alimentación debe incluir los impactos que la misma tiene en el medio ambiente y por tanto en la calidad de vida humana.

Escrito por Karina González Bret
19/10/2020 10:52

El derecho a la alimentación es un derecho que se supone deben garantizar todas las naciones, no obstante, actualmente en la mayoría del mundo, inclusive en países desarrollados, siguen existiendo personas en estado de inseguridad alimentaria, es decir, que no tienen acceso a comida inocua en cantidad suficiente, con características nutritivas adecuadas para su género, edad y actividades o que no la pueden adquirir de manera estable y continuada.

En 2019, cerca de una quinta parte de la población se encontraba en estado de inseguridad alimentaria, y debido a la pandemia de COVID-19 esta cifra ha aumentado y se espera que se agudice en los siguientes años, debido al largo proceso de recuperación económica previsto.

Por otro lado, la crisis climática y de biodiversidad pone en peligro a distintos alimentos. De no tomar acciones por la conservación y protección del medio ambiente, esta pérdida de alimentos podrán aumentar la inseguridad alimentaria.

Es curioso que sea la misma producción de alimentos la que pone en riesgo la seguridad alimentaria, ya que es la principal responsable de pérdida de biodiversidad, desertización y deforestación, principalmente la producción de alimentos de origen animal. También la producción afecta la calidad de los alimentos que se degrada la tierra y no absorben nutrientes del suelo y por tanto no son suficientemente nutritivos para cubrir las necesidades fisiológicas de las personas.

Para asegurar el derecho a la alimentación tanto para las presentes como futuras generaciones, no basta con cubrir la demanda en cantidad la producción de alimentos, ya que actualmente se producen suficientes alimentos, pero de la misma forma se desperdician una enorme cantidad de ellos que no llegan a las comunidades en inseguridad alimentaria. Es necesario considerar no solo el crecimiento poblacional, sino también el incremento en la severidad y frecuencia de los desastres naturales como consecuencia de la degradación del medio ambiente, pues se ponen en riesgo las cadenas de suministro, tanto desde el punto de vista logístico como de producción, ya que sequías prolongadas, heladas o inundaciones, generan fuertes pérdidas de cultivos.

Por lo tanto, no es posible asegurar que todas las personas tendrán acceso a alimentación si no cambiamos urgentemente los sistemas alimentarios hacia sistemas sostenibles y a la par, erradicamos esos hábitos de alimentación que incrementan dichos efectos, como el sobreconsumo de productos de origen animal y el desperdicio de alimentos. Lo que comemos quienes sí tenemos acceso a la alimentación, afecta gravemente a quienes no lo tienen y a los millones de agricultores que viven en pobreza o están sometidos a prácticas injustas de labor forzada o salarios insuficientes.

Alianza Alimentaria, educa sobre los impactos ambientales y sociales de la alimentación, y gestiona el cambio hacia menús más respetuosos con el medio ambiente y la sociedad. Lo que sirves en tu comedor o restaurante, puede estar poniendo al planeta y la sociedad en riesgo, contáctanos para reducir tu impacto.


<< Anterior