Impactos ambientales de productos animales vs. vegetales.

Los productos de origen animal son más intensivos en el uso de recursos que los productos de origen vegetal.

Escrito por Karina González Bret
05/08/2020 10:49

Desde que en 2005 la ONU emitiera el reporte “La larga sombra del ganado”, existe una mayor preocupación sobre los impactos ambientales de los productos animales y por tanto de la forma de alimentación humana.

Para entender los impactos de la comida, es necesario considerar todo su ciclo de vida, con todos y cada uno de los procesos e industrias involucradas, desde la extracción hasta la disposición final. Todos los alimentos, son más intensivos en su etapa productiva y en la disposición final de los residuos asociados a ellos, pero los productos animales son aquellos con mayores impactos.

Producir el alimento que requieren los animales, requiere energía (en forma eléctrica o de combustibles), agua, fertilizantes, herbicidas y demás recursos, que si bien también son necesarios para producir cárnicos, lácteos y huevos, no se pierden en el consumo y crecimiento animal, ya que la cantidad necesaria de alimento para hacer crecer a los animales no es proporcional al peso ganado o generado por los mismos, lo que requiere una enorme cantidad de suelo y agua.

La principal fuente de contaminantes de los productos animales, está en la enorme producción de heces y flatulencias de los animales, pues generan gases de efecto invernadero (GEI), como el Metano y Óxido nitroso, que son 25 y 298 veces más potentes que el Dióxido de Carbono; además de la urea, compuestos orgánicos volátiles, material particulado y los antibióticos que permanecen en las excretas y contaminan suelos y mantos acuíferos. También la sangre y cuerpos en descomposición son otra fuente de contaminación.

El impacto de los productos de origen animal es tal que entre la producción de carne, acuicultura, huevos y lácteos, se utiliza aproximadamente el 83% de la tierra cultivable y se contribuye con el 56-58% de todas las emisiones asociadas a los alimentos, aunque solo proveen del 37% de las proteínas y el 18% de las calorías consumidas a nivel global.

Es por ello que las dietas sostenibles tienen un contenido de productos de origen animal muy pequeño, y que las dietas basadas en plantas son consideradas la mejor opción para mantener nuestro sistema alimentario dentro de límites planetarios. De eliminar por completo los productos de origen animal de las decisiones dietarias, se podrían reducir en el sector agrícola, el 76% de deforestación, 49% de las emisiones de gases de efecto invernadero, 50% de la acidificación, 49% eutrofización y hasta 19% del uso de agua fresca.

¿Quieres ser parte de las personas que cambien su consumo de productos animales en su lugar de trabajo? Mira cuál es nuestra propuesta y contáctanos.


<< Anterior Siguiente >>