Los productos orgánicos, ¿son siempre sostenibles?

La producción orgánica resulta positiva en temas de salud pero, ¿qué tan sostenible es realmente?

Escrito por Alejandra Gloria Piña
18/09/2021 11:58

En términos de una dieta saludable, las versiones orgánicas son mejores que la ingestión potencial de una plétora de agroquímicos que tienen efectos negativos comprobados, por lo que cultivar frutas y verduras orgánicamente es un paso en la dirección correcta y algo digno de apreciarse.

Sin embargo, en términos de sostenibilidad, lo orgánico por sí solo no es la solución ideal. Como la agricultura en masa de cualquier tipo, los productos orgánicos industrializados tienen sus riesgos e impacto en la tierra. Si bien puede ser la mejor opción que muchos de nosotros tenemos actualmente, si buscamos que el planeta y la existencia humana en él sean más armoniosos, tenemos que explorar soluciones más fundamentales.

Considerando esto, es hora de observar por qué la sección orgánica del supermercado puede no ser tan saludable como nos gustaría creer. Y, más aún, deberíamos sumergirnos en lo que nosotros, como consumidores, podríamos estar haciendo mejor.


Lo orgánico no es necesariamente local.

Al igual que otros productos agrícolas industrializados, los productos orgánicos se pueden cultivar en la mitad del mundo y acumular miles de kilómetros antes de llegar a los estantes de los supermercados.

Por lo tanto, comprar productos importados de manera orgánica sólo está abordando una pequeña parte del problema. El hecho es que tenemos que comprar lo que podemos producir localmente para evitar gravar el clima con nuestras demandas de alimentos.


Lo orgánico no es automáticamente consciente de los recursos utilizados para su producción.

Las granjas orgánicas a gran escala pueden causar una demanda tan grande, si no mayor, de recursos tanto locales como extranjeros. Los enormes monocultivos de maíz y soya orgánicos todavía requieren grandes cantidades de fertilizantes, pesticidas orgánicos, equipos impulsados ​​por petróleo e irrigación. Un sistema industrial insostenible se basa en la explotación de recursos en lugar de crearlos.

En otras palabras, para acercarnos a las fuentes de alimentos sostenibles, tenemos que apoyar a los pequeños productores que están construyendo suelos y ecosistemas saludables y biodiversos. Recurrir a los mercados de agricultores y nuestras propias parcelas en el jardín es la mejor manera de hacerlo.


Te puede interesar: Alimentación y medio ambiente: una relación estrecha


Lo orgánico no es intrínsecamente mejor para el medio ambiente.

Los productores orgánicos industrializados todavía usan biocidas y fertilizantes que sólo tienen que provenir de fuentes naturales. Aunque son naturales, no significa que grandes concentraciones de cosas como el sulfato de cobre y el estiércol no sean problemáticas para el medio ambiente. Cantidades anormalmente altas de estas sustancias naturales definitivamente causan problemas de contaminación.

Necesitamos utilizar sistemas cíclicos en los que los cultivos y el medio ambiente trabajen al unísono. Esto podría significar potencialmente reinventar nuestra gran dependencia de los cultivos anuales a un sistema alimentario que celebre las plantas perennes.


Lo orgánico probablemente no utiliza energías renovables.

No hace falta decir que no podemos tener industrias masivas que dependan completamente de los combustibles fósiles, y la agricultura a gran escala definitivamente lo es. Toda esa maquinaria enorme y pesada que se usa para arar campos y cosechar cultivos funciona con combustibles fósiles, y se necesita mucho para mover esas enormes máquinas agrícolas, orgánicas o no.

Tenemos que volver a sistemas agrícolas más pequeños y a culturas de base más agraria, en las que la producción de alimentos se convierte en una empresa local en lugar de un sistema de conveniencia con productos importados y distantes de la cultura regional.


Te puede interesar: ¿Sabes qué son los límites planetarios?


Lo orgánico no está por encima de las tácticas de marketing.

Los productos orgánicos se han convertido en un importante punto de venta y cada vez más personas los buscan. Desafortunadamente, eso se ha traducido en que el etiquetado de certificación orgánica de la USDA se vuelve difícil de conseguir, eliminando a los pequeños agricultores para que las corporaciones puedan ser el centro del espectáculo. Las grandes corporaciones pueden pagar las tarifas y cumplir con los estándares que simplemente están fuera del alcance de las operaciones pequeñas.

Tenemos que pensar más allá de las etiquetas orgánicas de la USDA. Es bueno tener productos orgánicos en el supermercado, pero también es importante comprar fuera de las grandes tiendas y hablar con los productores como personas y aprender sobre sus métodos de cultivo.


Lo orgánico no significa que sea también vegano.

La mayoría de las granjas orgánicas dependen mucho de las granjas industriales donde el bienestar animal es dejado de lado. El estiércol a granel, la harina de sangre y la harina de huesos que se usan comúnmente en los jardines, son un subproducto de las CAFO (Operación de alimentación animal concentrada). En otras palabras, hasta que nuestras frutas y verduras orgánicas dejen de recurrir a las granjas industriales en busca de fertilidad, en cierto sentido las está apoyando.

La agricultura vegana es un método de producción basado en plantas para cultivar frutas y verduras. Los jardines veganos no agregan estiércol ni partes de animales al suelo. Sin entrar en la discusión de dónde nos coloca eso como veganos comprando vegetales, podemos reconocer que nuestro sistema de alimentos orgánicos no puede ser sostenible si dependen de granjas de animales insostenibles y abusivas.


Este tipo de información puede dejar a una persona con buenas intenciones conmocionada. La mayoría de nosotros no estamos en condiciones de cultivar muchos de nuestros propios alimentos o pagar precios más altos a los pequeños agricultores que lo hacen bien. En lugar de sentirnos impotentes o juzgados por no tener todo perfectamente alineado en este momento, saber este tipo de cosas puede guiarnos hacia opciones más sostenibles en el futuro.


Vía One Green Planet


<< Anterior Siguiente >>