¿Existe de verdad la pesca sostenible? Lo que "Seaspiracy" nos muestra

Comer pescados y mariscos puede parecer sostenible, pero hasta la pesca sostenible tiene sus desventajas.

Escrito por Karina González Bret
04/08/2021 05:10

Atención: La siguiente entrada contiene detalles sobre el documental Seaspiracy. por lo que si usted quiere ver el documental sin que le arruinen la trama, diríjase a la plataforma correspondiente para verla y continúe con este blog.


El pasado 24 de Marzo de 2021 se estrenó a través de la plataforma Netflix, el documental llamado Seaspiracy, que, replicando el estilo narrativo del documental Cowspiracy, muestra cómo una persona común interesada por el medio ambiente y que a nivel individual hacía todo lo que creía posible para reducir sus impactos en el medio ambiente se da cuenta de una conexión entre la destrucción y el medio ambiente con una actividad diaria, que creemos inofensiva y que es sin duda, una de las actividades necesarias para cubrir nuestras necesidades básicas: la alimentación.

El protagonista cuenta cómo desde niño tiene un fascinación especial por el océano y las especies que en él habitan y que evitaba en medida de lo posible la utilización de plásticos porque en todos los sitios que hablaban sobre la protección de los mares, los plásticos eran expuestos como los principales enemigos de los océanos, por lo que inicia con una investigación que poco a poco lo lleva por distintas rutas donde una acción brutal para el medio ambiente, es consecuencia de otra de un impacto cada vez mayor.

Para no entrar en detalles sobre cada uno de esos eslabones que son mostrados en el documental, se tomarán las ideas principales y que son las que nos deben ocupar.

En primer lugar, no existe una visión clara de lo que sostenibilidad significa, y ello no sólo en términos de pesca, lo cierto es que el público en general, y muchas veces los mismos líderes de las naciones o instituciones internacionales no lo tienen claro. Uno de los entrevistados parece acercarse cuando explica el paralelismo con vivir de intereses y dejar el capital intocable en una inversión a largo plazo, y si justo es una alegoría sencilla de entender, también tiene sus complicaciones y factores que en la mayoría de los ambientes que hablan de sostenibilidad no se toman en cuenta: el crecimiento poblacional, el concepto erróneo generalizado de bienestar como la capacidad para consumir y un sistema económico que considera al planeta una fuente infinita de recursos, cuando realmente tiene recursos finitos y por tanto algo que en sostenibilidad se llama “límites planetarios". Considerando lo anterior, no existe una producción sostenible si no hay a la par un consumo sostenible. Esta es la idea principal que nos debe ocupar para llegar a cualquier conclusión sobre la pesca o inclusive la ganadería sostenible.


Los otros aspectos fundamentales para recalcar del documental son:


1. La mayoría del plástico que se encuentra en el océano, está compuesto de equipo y redes de pesca, mucho más que hisopos, popotes u otro tipo de plástico desechable.

2. La pesca accesoria o incidental implica una masa del 40.4% de especies que son atrapadas en el arrastre. La industria pesquera argumenta que algunas especies al tener un valor comercial como el caso de pulpos y otros moluscos son aprovechadas y que otras son regresadas al mar, disminuyendo dicho porcentaje al 8%. No obstante, de las especies que son regresadas al mar, es difícil determinar cuántas de ellas regresan ilesas a continuar con su labor en las cadenas tróficas y cuántas regresan muertas, convirtiéndose solo en alimento para las especies más superficiales y a su vez, causando gases de efecto invernadero por su descomposición.

3. La pesca de animales marinos que son depredadores y por tanto mantienen el balance de los mares, pone en riesgo no solo a su propia especie, sino a todas las demás especies, inclusive los arrecifes de coral y el mismo fitoplancton, quienes integran el principal sumidero de CO2 del planeta, justamente en los mares, y que irónicamente, disminuye su actividad fotosintética como consecuencia del cambio climático y los desastres naturales asociados al mismo. Muchas de estas especies son capturadas y desechadas en la pesca accesoria por su bajo valor comercial, salvo en regiones muy específicas del mundo, pero cuya demanda no es suficiente para aprovecharse.

4. La acuicultura, que parece una alternativa sostenible para la pesca, tiene implicaciones ambientales severas, principalmente en lo que se refiere a contaminación del agua por las mismas excretas de los peces, el alimento no aprovechado y la interacción con especies silvestres cercanas, que requiere una mayor investigación con carácter ambiental y un enfoque de biodiversidad para conocer realmente sus impactos. Adicionalmente, la acuicultura depende, al igual que de la ganadería industrial, de la producción de piensos que están compuestos tanto de peces de poco valor comercial capturados accidentalmente, como de granos y cereales, por lo que se están utilizando recursos naturales para alimentar a los peces en estas producciones y fomentando otro tipo de problemas en tierra, como la desertización.


Lo anterior son puntos a considerar en términos de impacto ambiental, aunque el documental muestra también impactos sociales, como la labor forzada que existe en grandes barcos pesqueros de caracter ilegal y del cómo la pesca industrializada está dejando sin peces a pequeñas comunidades que vivían de la pesca: el alta demanda en el mundo occidental está dejando sin sustento a comunidades cuya única seguridad alimentaria estaba sujeta por la pesca de baja escala.

Adicionalmente, están los temas éticos, ya que hay personas que se preocupan por el bienestar de los peces principalmente por recientes investigaciones que muestran que son animales capaces no solo de sentir dolor sino también tienen respuestas emocionales a distintos estímulos. Esta cuestión ética es presentada también en el documental, sobre todo cuando casi al final, otro de los entrevistados expone que prefiere pescar un solo animal grande, capaz de alimentar a varias personas, que cientos de pequeños peces y moluscos, y compara la actividad con la ganadería industrial y del cómo peces grandes, como las ballenas, pueden sustituir a decenas de pollos y peces pequeños.

Al final, la conclusión del documental es clara: debemos reducir significativamente la demanda de animales marinos en nuestra dieta, para dejar que los mares se restablezcan al menos a la misma velocidad que se consumen. Por lo tanto, como lo establecimos al principio de esta entrada: no existe pesca sostenible sin un consumo sostenible, y, para ello, la demanda de productos pesqueros debe reducirse.


Uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible se refiere al cuidado de la vida submarina, y, contrario a lo que muchas empresas y negocios consideran, si no tienen relación con la actividad pesquera, no les compete integrarlo a sus estrategias de sostenibilidad. No obstante, como se ha observado, todo negocio o empresa que sirva alimentos ya sea a sus clientes o empleados, tiene una fuerte responsabilidad al respecto. ¿Quiere saber cómo cambiar los menús?. Contáctenos ahora y le haremos saber cómo


<< Anterior Siguiente >>