Comercio de carnes rojas, vinculado a enfermedades relacionadas con la alimentación

El aumento del comercio de carne roja y procesada está vinculado a un fuerte incremento de enfermedades relacionadas con la dieta.

Escrito por Alejandra Gloria Piña
08/12/2021 03:07

Según un análisis publicado en la revista de acceso abierto 'BMJ Global Health', el comercio de carne roja y procesada y su aumento en los últimos 30 años está vinculado a un fuerte incremento de las enfermedades relacionadas con la dieta, con un impacto mayor en el norte y el este de Europa, y en los países insulares del Caribe y Oceanía. Acorde a los investigadores, es imprescindible que las políticas sanitarias se integren en las políticas ganaderas y comerciales de los países importadores y exportadores para evitar más riesgos y costes personales y sociales.

Entre la continua urbanización y el crecimiento de los ingresos, el comercio mundial de carne roja y procesada ha aumentado exponencialmente para satisfacer la demanda. Esta tendencia tiene implicaciones para el medio ambiente, por el impacto que tiene en el uso de la tierra y la pérdida de biodiversidad.

Además, el elevado consumo de carne roja y procesada se relaciona con un mayor riesgo de enfermedades no transmisibles, en particular el cáncer de intestino, la diabetes y las cardiopatías coronarias.

Para el análisis, los investigadores se basaron en datos sobre la producción y el comercio de carne de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), de 1993 a 2018, para 154 países, centrándose en 14 artículos de carne roja derivados de la carne de vacuno, cerdo, cordero y cabra, y 6 artículos procesados, principalmente de carne de vacuno y cerdo, conservados por ahumado, salado, curado o productos químicos.

Después, calcularon las proporciones de muertes y años de vida vividos con discapacidad (AVAD), atribuibles a la dieta, como consecuencia del cáncer de intestino, la diabetes mellitus tipo 2, y las cardiopatías coronarias, entre mayores de 25 años de cada país analizado.


No te pierdas: ¿Qué riesgos tiene el consumo excesivo de carne?


El comercio mundial de carne roja y procesada aumentó en más del 148%, pasando de 10 toneladas métricas en 1993-5, a casi 25 toneladas métricas en 2016-18. Mientras que el número de países exportadores netos se redujo de 33, en 1993-5, a 26, en 2016-18, los países importadores netos aumentaron de 121 a 128.

Los países desarrollados de Europa representaron la mitad de las exportaciones totales de carne roja y procesada, en 1993-95 y 2016-18. Pero, los países en desarrollo de América del Sur, como Brasil, Argentina y Paraguay, representaron casi el 10% en 2016-18, frente al 5% en 1993-5. Los países en desarrollo también aumentaron sus importaciones de carne en un 342.5%, de 2 toneladas métricas en 1993-5, a casi 9 toneladas métricas en 2016-18; los países desarrollados duplicaron las suyas de 8 toneladas métricas a 16.


Te puede interesar: La Unión Europea se plantea hacia una dieta con menos carne


Las tasas de muertes atribuibles relacionadas con la dieta y los AVAD, asociados con el comercio mundial de carne, aumentaron en tres cuartas partes de los 154 países, entre 1993-5 y 2016-18. En todo el mundo, los investigadores calcularon que los aumentos en el consumo de carne roja y procesada, alineados con los aumentos en el comercio, representaron 10,898 muertes atribuibles en 2016-18, un aumento de casi el 75% en las cifras de 1993-5.

El comercio mundial de carne contribuyó a un aumento del 55% y el 71%, respectivamente, en las muertes atribuibles y los AVAD en los países desarrollados, entre 1993-5 y 2016-18.

Las cifras equivalentes en los países en desarrollo fueron significativamente más altas: 137% y 140%, respectivamente, en gran parte como resultado de una mayor demanda de carne, impulsada por la rápida urbanización y el crecimiento de los ingresos. Y algunos países, como Brasil, Paraguay, Argentina y Alemania, actuaron cada vez más como exportadores netos de carne, cambiando el uso de la tierra y obteniendo como consecuencia la pérdida de biodiversidad.

Al tratarse de un estudio de observación, no puede establecer la causa en específico, y los investigadores reconocen que muchos países importan y procesan artículos de carne roja para su exportación, lo que puede haber sesgado sus conclusiones. No obstante, concluyen: "Este estudio demuestra que el aumento mundial del comercio de carne roja y procesada contribuye al incremento brusco de las enfermedades no transmisibles relacionadas con la dieta.”


Vía Infosalus


<< Anterior Siguiente >>