¿Quién se está comiendo el Amazonas?

La soya se ha ganado una mala reputación por su vínculo con la deforestación. ¿Está justificada esta reputación?

Escrito por Alejandra Gloria Piña
18/09/2021 12:21

Más de las tres cuartas partes (77%) de la soya mundial se destina para alimentar al ganado que produce carne y lácteos. La mayor parte del resto se utiliza para biocombustibles, aceites industriales o vegetales, y sólo el 7% de la soya se usa directamente para productos alimenticios humanos como tofu, leche de soya, frijoles, edamame y tempeh. La idea de que los alimentos que a menudo se promueven como sustitutos de la carne y los lácteos, como el tofu y la leche de soya, están impulsando la deforestación, es un error común.


Demanda mundial de soya


La producción mundial de soya se ha disparado en los últimos 50 años. Hoy es más de 13 veces mayor que a principios de la década de 1960. Incluso, desde el año 2000, la producción se ha más que duplicado.

La producción agrícola puede aumentar de dos maneras: mejorando los rendimientos (cultivando más en una parcela de tierra determinada) o ampliando la cantidad de tierra que usamos. Como veremos más adelante, aunque los países han visto aumentos de rendimiento a lo largo del tiempo, gran parte del aumento de la producción ha sido impulsado por la expansión de las tierras de cultivo. Desafortunadamente, parte de esto se ha producido a expensas de los bosques.


¿Cuáles países producen más soya?


Para comprender si el aumento en la producción de soya ha tenido un costo ambiental importante, también debemos comprender de dónde proviene este crecimiento.

La mayor parte de la soya del mundo proviene de sólo dos países: Estados Unidos y Brasil. En conjunto, representan más de dos tercios (69%) de la producción mundial. De hecho, producen casi exactamente la misma cantidad: en 2018, Estados Unidos produjo 123 millones de toneladas y Brasil 118 millones de toneladas. El otro gran productor es Argentina, que representa el 11% (40 millones de toneladas).

Para señalar a la soya como un motor potencial de la deforestación, también es útil comprender cómo ha cambiado la producción de cada país con el tiempo. Es el cambio en la producción, y cómo se logró esto (ya sea mayor rendimiento o expansión de las tierras de cultivo), lo que es el motor potencial de la deforestación, y no la producción de soya para el consumo humano por sí misma.


Más de tres cuartas partes de la soya mundial se utiliza para alimentar a los animales


Antes de ver la evidencia de si la soya brasileña es responsable de la tala del Amazonas, primero debemos entender qué productos han estado impulsando este crecimiento.

Cuando alguien menciona la soya, a menudo pensamos en alimentos como el tofu, la leche de soya, el tempeh o los frijoles edamame. Esto alimenta el argumento de que los sustitutos de la carne y los lácteos, como cambiar de carne a tofu con alto contenido de proteínas, o de lácteos a leche de soya, es de hecho peor para el medio ambiente. Pero, solo un pequeño porcentaje de la soya global se usa para estos productos. Más de las tres cuartas partes (77%) de la soya se utilizan como alimento para el ganado.

En el gráfico podemos ver el desglose de para qué se usó la soya mundial en 2018. A la izquierda tenemos la producción global total de soya; en el medio, las tres categorías de usos (alimentación humana directa, alimentación animal y procesos industriales); y a la derecha tenemos los productos de uso final. Estos datos provienen de un análisis publicado por la Red de Investigación del Clima Alimentario (FCRN) de la Universidad de Oxford, que se basa en la base de datos PSD del USDA. Más de un tercio (37%) de la soya mundial se da como alimento a pollos y otras aves de corral; una quinta parte a los cerdos; y el 6% para la acuicultura. Se utiliza un 2% para la producción de carne de res y lácteos.

Una quinta parte de la soya del mundo se utiliza para el consumo humano directo (es decir, no procedente de carne y productos lácteos). La mayor parte de esto se procesa primero en aceite de soya. Los productos de soya típicos como el tofu, la leche de soja, el tempeh y los frijoles edamame representan solo el 7% de la demanda mundial.

La soya también se puede utilizar con fines industriales. Alrededor del 4% se utiliza para biocombustibles, lubricantes y otros procesos industriales. El biodiésel por sí solo representa el 2,8%.

Por lo tanto, podríamos concluir que la mayor demanda de soya ha sido impulsada por un creciente apetito por la carne, los lácteos y el aceite de soya.

Para volver a verificar, debemos mirar más allá de esta visión estática de un año y ver cómo la demanda ha cambiado con el tiempo.

En el gráfico vemos la asignación de la soya a tres categorías. Los productos procesados incluyen todos los alimentos para animales a partir de un preparado de soya (es decir, el 70% de la demanda mundial); aceite de soya; y productos industriales como los biocombustibles. La alimentación humana directa incluye todos los alimentos de soya que no sean de origen animal, excluidos los aceites. La alimentación animal directa es la soya que se alimenta directamente al ganado (en lugar de que se procese primero en preparado de soya).

Vemos que la mayor parte de este crecimiento se debe a la mayor demanda de soya procesada: alimento para animales, biocombustibles y aceite vegetal. Este aumento ha sido particularmente pronunciado desde 1990. Para 2013, había aumentado de 88 millones a 227 millones de toneladas. Durante este período, la demanda de productos alimenticios humanos como el tofu y la leche de soya aumentó solo en 3 millones de toneladas (de 7,4 a 10,7 millones).

Esto no debería sorprendernos. La producción mundial de carne se ha más que triplicado en los últimos 50 años. Este aumento ha sido más marcado para las aves de corral, el mayor consumidor de piensos de soya.


Entonces, ¿la producción de soya es realmente la causa de deforestación en el Amazonas?


El primer paso para responder a esto es comprender si la cantidad de tierra que usamos para cultivar soya ha aumentado. Si las mejoras en los rendimientos de los cultivos pudieran mantenerse al día con este aumento en la producción, no necesitaríamos tierras adicionales y no habría necesidad de talar bosques.

Pero la realidad es que los rendimientos de los cultivos no han podido mantenerse al día con la producción. Desde 1961, los rendimientos globales aumentaron en un 150%. Pero la producción aumentó en un 1200%. Esto significa que el área utilizada para cultivar soya se ha más que cuadruplicado.

Esto también es cierto para Brasil. Los rendimientos de soya se han duplicado desde 1980. Esto es impresionante, pero no lo suficiente para satisfacer la demanda: la producción de soya aumentó en un 680%. Brasil ha tenido que dedicar cada vez más tierra a la producción de soya: el uso de la tierra se ha triplicado desde 1980.

A partir de esto, concluiríamos que el impulsor dominante de la deforestación en la Amazonía brasileña fue la expansión de los pastos para la producción de carne. Si observamos la pérdida de bosques por cultivos comerciales, que son principalmente soya, vemos una disminución significativa, especialmente después de la introducción de la "Moratoria de la soya de Brasil". La "Moratoria de la soya" fue una campaña que involucró a agencias civiles y empresas de soya, que estipulaba que los agricultores que cultivaran soya en áreas de deforestación ilegal o legal no podrían venderla a los proveedores. Desde 2009, se han utilizado imágenes de satélite para ayudar a identificar los cultivos de soja que se cultivan en áreas deforestadas.

Numerosos estudios han llegado a una conclusión muy similar: son los pastos y su expansión para la ganadería, y no la producción de soya, lo que está impulsando la mayor parte de la deforestación en la Amazonía brasileña.


Vía Hannah Ritchie y Max Roser (2021) - "Bosques y deforestación". Publicado en línea en OurWorldInData.org. Obtenido de: https://ourworldindata.org/forests-and-deforestation


<< Anterior Siguiente >>