10 consejos para lavar y desinfectar tus vegetales cuidando el agua

Es importante lavar frutas y verduras antes de consumirlas. No obstante, esta labor suele desperdiciar mucha agua.

Escrito por Alejandra Gloria Piña
16/08/2022 20:37

En la industria de alimentos y bebidas, el agua es un recurso clave en toda la cadena de suministro, pues se trata de un elemento esencial en todos los procesos: limpieza de insumos y equipos, así como elaboración, tratamiento y conservación de los productos. Por su parte, los consumidores tienen el poder de reducir considerablemente su consumo de agua a través de la dieta, combatiendo el desperdicio de alimentos, y ahorrando el agua utilizada para la desinfección y preparación de los alimentos. Por ejemplo, cambiar una dieta americana por una dieta mayormente basada en plantas, supondría un ahorro de unos 4.000 litros por persona al día.

De acuerdo al "Manual sobre las cinco claves para la inocuidad de los alimentos" elaborado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), frutas, verduras y hortalizas contienen una importante cantidad de químicos y patógenos, razón por la cual es muy importante limpiarlas con agua salubre. Además, debido a la situación actual con la pandemia de COVID-19, aunque no hay evidencia de que los alimentos que llevemos a casa puedan contagiarnos, resulta indispensable tener medidas estrictas de higiene, y esto implica también a los alimentos.

Sin embargo, el gasto de agua potable utilizada para lavar los alimentos, suele ser demasiado alto. Según la agencia SABESP, de Brasil, con el grifo completamente abierto, en 15 minutos se utilizan, en media, 117 litros de agua.


¿Por qué es importante lavar y desinfectar frutas, vegetales y hortalizas?

Las frutas y verduras sin lavar son portadoras de un sinfín de bacterias y microorganismos que pueden ser nocivos para la salud. Lo aconsejable es lavarlas con abundante agua para retirar el polvo y los residuos visibles, pero no es suficiente para eliminar pesticidas, restos de fertilizantes y microorganismos dañinos.

Los productos frescos pueden estar contaminados de muchas maneras, tanto durante como después de la cosecha. Con tantas fuentes de contaminación, lo ideal es preparar de manera segura los alimentos frescos antes de consumirlos. Pero, ¿cómo desinfectar y lavar la fruta y la verdura para evitar no solo el coronavirus, sino cualquier tipo de enfermedad, y gastando la menor agua posible?


Productos para lavar los vegetales

Los siguientes productos son capaces de lavar y desinfectar los vegetales sin tenerlos durante varios minutos bajo el chorro de agua, ayudando así a reducir el desperdicio de ésta.

― Bicarbonato y vinagre. En un recipiente con agua, mezcla una cucharada de bicarbonato y otra de vinagre, e introduce los alimentos durante una hora; después retira. Puedes enjuagar con un poco de agua, pero al no ser nocivos para la salud, no hay mucho problema si sólo secas los vegetales con un paño limpio.

― Yodo. Utiliza este producto con agua y deja los alimentos en remojo durante 20 minutos. Está indicado para vegetales de hoja, fresas, uvas y frutos carnosos.

― Agua oxigenada. Añade una parte de este producto por cada tres de agua y sumerge los alimentos durante 5 minutos. Seca los alimentos con un paño limpio.

― Vinagre. Diluye un vaso de vinagre en medio litro de agua y remoja las frutas o verduras durante 10 minutos. No hay necesidad de enjuagarlos con agua después. Puedes rociar también con ayuda de un spray esta mezcla sobre los alimentos antes de cocinarlos.


Recomendaciones para evitar contaminación cruzada

1. Mantén separadas las frutas, verduras y hortalizas de alimentos cárnicos crudos, así como de los utensilios para prepararlos.

2. Deja remojar los utensilios de cocinar como tablas de cortar, cuchillos y, sobre todo, la encimera, en agua caliente. Puedes añadir un poco de vinagre o bicarbonato para desinfectar. Así, evitamos el gasto innecesario de agua al mantener los utensilios bajo el chorro de agua para eliminar residuos.

3. Lávate muy bien las manos con agua tibia y jabón durante, al menos, 20 segundos antes y después de preparar los alimentos frescos.

4. Asegúrate de que los productos vegetales que compres, estén almacenados en lugares frescos, para evitar la aparición de hongos. Aquellos que estén precortados, deberán ser refrigerados o almacenados con hielo en la tienda y el hogar, pues son más propensos a echarse a perder.

5. Si alguna de las frutas o verduras que compraste tiene un golpe o está “magullada”, frótala con suavidad y enjuaga con un poco de agua, vinagre o agua con bicarbonato. Puedes desechar la parte dañada o golpeada, y aprovechar el resto del producto que está en buenas condiciones.

6. Usa una escobilla o cepillo para vegetales, para limpiar las verduras y frutas más duras o que tengan cáscaras gruesas.

7. Lava los productos frescos, con alguno de los productos que mencionamos anteriormente, antes de pelarlos, para que las bacterias no pasen del cuchillo al interior de la fruta o vegetal.

8. Seca las frutas y verduras con un paño limpio para reducir las bacterias.

9. Reutiliza el agua usada para lavar los alimentos, por ejemplo, a la hora de limpiar el suelo, herramientas y utensilios.

10. El consumo de verduras y hortalizas crudas también reduce el gasto de agua propio de la cocción de los alimentos, además de que los vegetales conservan sus nutrientes en mayor cantidad.


Lavar sin desperdiciar agua y a la vez, mantener las frutas y verduras con menores riesgos de infección, es posible. Depende de usted, comenzando por implementar estos valiosos hábitos en su rutina.


Vía El Español


<< Anterior Siguiente >>