Estudio demuestra que una dieta rica en plantas reduce riesgo de COVID-19

Es el primer y más grande estudio que muestra que una dieta basada en plantas reduce las posibilidades de desarrollar COVID-19.

Escrito por Alejandra Gloria Piña
18/09/2021 12:14

Los investigadores de la empresa de ciencias de la salud ZOE, la Escuela de Medicina de Harvard y el King's College de Londres encontraron que las personas que consumen una dieta de alta calidad y amigable con el intestino tienen menos probabilidades de desarrollar COVID-19 o de enfermarse gravemente. Alternativamente, descubrieron que aquellos que consumen dietas de peor calidad corren un mayor riesgo, especialmente si viven en un área más desfavorecida socioeconómicamente.

Una dieta amigable con el intestino es aquella de alta calidad que contiene más alimentos de origen vegetal, como frutas, verduras, cereales integrales y frutos secos, así como grasas más saludables como el aceite de oliva y alimentos menos procesados y carbohidratos refinados. Este puntaje de calidad de la dieta se asocia con un microbioma intestinal "más saludable" y más diverso que, a su vez, se asocia con una amplia gama de resultados de salud favorables, que incluyen menor inflamación, menor grasa corporal y mejores lípidos y glucosa en sangre.


Te puede interesar: 8 consejos que te ayudarán a mejorar tu salud digestiva


Los puntos a destacar del estudio, son:


  • Las personas con una dieta de más alta calidad tenían alrededor de un 10% menos de probabilidades de desarrollar COVID-19, que aquellas con una dieta de menor calidad, y un 40% menos de probabilidades de enfermarse gravemente.

  • Este es el primer estudio longitudinal que habla de la dieta y su relación con COVID-19, y el primero en demostrar que una dieta saludable, rica en alimentos vegetales, reduce las posibilidades de desarrollar la enfermedad.

  • El efecto de la dieta sobre el COVID-19 es independiente de otros factores de riesgo conocidos, como la edad, el peso, la raza, la etnia y las condiciones de salud subyacentes, pero se vio amplificado por la desigualdad social.


Midiendo la calidad de la dieta


Si bien, se sabe que las condiciones de salud relacionadas con la dieta como la diabetes, las enfermedades cardíacas y la obesidad aumentan las posibilidades de enfermarse gravemente con COVID-19, aún no está claro cómo los alimentos que ingieren las personas afectan su riesgo de contraer el virus, independientemente de estos factores.

Para obtener más información sobre la interacción entre los alimentos y la salud, el equipo analizó datos de 592,571 colaboradores del Reino Unido y Estados Unidos, que completaron una encuesta sobre sus hábitos alimenticios dentro de la aplicación ZOE COVID Study. Según el análisis de los síntomas o los resultados de la prueba de PCR informados en la aplicación, 31,815 contribuyentes (19%) finalmente contrajeron COVID-19.

En lugar de analizar alimentos o nutrientes específicos, la encuesta se diseñó para analizar patrones dietéticos más amplios que reflejan cómo comemos realmente. La encuesta produjo un "puntaje de calidad de la dieta" que reflejaba el mérito general de la dieta de cada persona. Se encontró que las dietas con puntajes de alta calidad contienen alimentos de origen vegetal como frutas, verduras, granos integrales y nueces, así como grasas más saludables, por ejemplo el aceite de oliva, alimentos menos procesados y carbohidratos refinados.

Los puntajes de dieta de alta calidad también se relacionaron con un microbioma intestinal "más saludable" y más diversa”, que también se asoció con una amplia gama de resultados de salud favorables, incluida la reducción de la inflamación y la grasa corporal, y la mejora de los niveles de lípidos y glucosa en sangre. Por estas razones, las dietas con puntuación de mayor calidad también se denominaron dietas "amigables con el intestino". Un puntaje bajo en la calidad de la dieta se asocia con dietas ricas en alimentos ultraprocesados y bajas cantidades de alimentos de origen vegetal, como frutas y verduras.


Relación entre la dieta y riesgo de COVID-19


Los investigadores encontraron que las personas que consumían la dieta de más alta calidad tenían alrededor de un 10% menos de probabilidades de desarrollar COVID-19, que aquellas con la dieta menos nutritiva, y un 40% menos de probabilidades de enfermarse gravemente si desarrollaban COVID-19.

Una investigación reciente sobre una muestra transversal más pequeña, ha demostrado que las personas que consumen una dieta a base de plantas tienen menos probabilidades de enfermarse gravemente con COVID-19. Sin embargo, este es el primer estudio que demuestra que una dieta más saludable reduce las posibilidades de desarrollar la enfermedad en primer lugar.

Es importante destacar que la relación entre la calidad de la dieta y el riesgo de COVID-19 aún se mantuvo después de tener en cuenta todos los posibles factores de confusión. Los factores incluyeron la edad, el índice de masa corporal (IMC), el origen étnico, el tabaquismo, la actividad física y las condiciones de salud subyacentes. También se consideraron los hábitos de uso de cubrebocas y la densidad de población.


Te puede interesar: Relación entre la alimentación y grupos de riesgo por COVID19


Sorprendentemente, el impacto de la dieta se vio amplificado por situaciones de la vida individual, ya que las personas que viven en vecindarios de bajos ingresos y que tienen la dieta de menor calidad tienen un 25% más de riesgo de COVID-19, que las personas en comunidades más prósperas que comían de la misma manera. Esto destaca, además, que un mejor acceso a alimentos nutritivos y más saludables podría ser fundamental para mejorar la salud pública, especialmente entre los miembros desfavorecidos de la comunidad.

El profesor Tim Spector, científico principal del estudio ZOE COVID, y profesor de epidemiología genética en el King's College de Londres, dijo: “Estos hallazgos coinciden con los resultados recientes de nuestro histórico estudio PREDICT, que muestra que las personas que consumen dietas de mayor calidad (con bajos niveles de alimentos ultraprocesados ) también tienen una colección más saludable de microbios en sus intestinos, lo que está relacionado con una mejor salud. Tener más plantas diversas en su plato es una excelente manera de mejorar la salud de su microbioma intestinal, mejorar su inmunidad y salud en general, y potencialmente reducir su riesgo de COVID-19 ".

Con base en estos resultados, los investigadores estiman que casi una cuarta parte de los casos de COVID-19 podrían haberse evitado si estas diferencias en la calidad de la dieta y el estatus socioeconómico no hubieran existido.


Te puede interesar: Derecho a la alimentación: tema fundamental de la sostenibilidad


La Dra. Sarah Berry, co-directora del estudio y profesora asociada de Ciencias de la Nutrición en King's College London, dijo: “Por primera vez, hemos podido demostrar que una dieta más saludable puede reducir las posibilidades de contraer COVID-19, especialmente en las personas viviendo en las zonas más pobres. El acceso a alimentos más saludables es importante para todos en la sociedad, pero nuestros hallazgos nos dicen que ayudar a quienes viven en áreas más desfavorecidas a comer de manera más saludable podría tener los mayores beneficios para la salud pública”.

El profesor Andrew Chan, gastroenterólogo y director de epidemiología del Hospital General de Massachusetts, y profesor de la Escuela de Medicina de Harvard, dijo: “La calidad de la dieta es un factor de riesgo establecido para muchas afecciones que se sabe que tienen una base inflamatoria. Nuestro estudio demuestra que esto también puede ser válido para COVID-19, un virus que provoca una respuesta inflamatoria grave. También destacamos cómo la calidad de la dieta es un determinante social importante de la salud. COVID-19 ha puesto al descubierto cómo estos determinantes sociales subyacen a las graves disparidades raciales y socioeconómicas en el riesgo de COVID-19 que nosotros y otros hemos documentado ".


Vía Agencia EFE


<< Anterior Siguiente >>