Dietas sostenibles: Más allá del paladar

Las dietas sostenibles son aquellas con el menor impacto ambiental, social y económico en todo su ciclo de vida.

Escrito por Karina González Bret
30/09/2020 16:30

Para entender qué es una dieta sostenible, es necesario primero hablar a grandes rasgos de qué es sostenibilidad.

La sostenibilidad es mantener la mayor cantidad de tiempo posible, condiciones dignas y adecuadas de vida para las sociedades y por tanto los ecosistemas, sin comprometer las condiciones de vida de las futuras generaciones. Para tener una vida digna y adecuada, cubriendo no solo las necesidades básicas sino aquellas que les aminoran el sufrimiento, los humanos y otros seres vivos en el planeta, requieren un medio ambiente sano, una cierta cantidad de recursos obtenidos de la naturaleza (como alimento, agua, refugio) y una comunidad o sociedad; en el caso de los humanos, muchas de las necesidades son cubiertas de manera económica, por lo que también es necesaria una economía sana para prosperar; no obstante, en un planeta con recursos finitos, las economías dependen de sociedades funcionales, y éstas a su vez de un medio ambiente sano.

Desde el año 2010, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, ONUAA, o más conocida como FAO por sus siglas en inglés, definió lo que significa una dieta sostenible. Ello atendió a la necesidad de incluir la forma en que nos alimentamos dentro del concepto de desarrollo sostenible, ya que es justo la comida y toda la cadena tanto productiva, como de distribución y consumo, una de las actividades humanas con un mayor impacto no solo ambiental sino también social.

Según esta Organización, las dietas sostenibles son dietas con bajo impacto ambiental que contribuyen a la seguridad alimentaria y nutricional y a la vida sana de las generaciones presentes y futuras. Las dietas sostenibles concurren a la protección y respeto de la biodiversidad y los ecosistemas, son culturalmente aceptables, económicamente justas, accesibles, asequibles, nutricionalmente adecuadas, inocuas y saludables, y permiten la optimización de los recursos naturales y humanos.

Es así donde todos los conceptos que implican la sostenibilidad (sociedad, economía y medio ambiente) están englobados en el concepto de dieta sostenible y consideran las interacciones entre los distintos factores sociales, ambientales y económicos no solo del consumo, sino también de la producción y distribución, de tal manera que llevar una dieta sostenible forzosamente implica el menor impacto posible y por tanto, es importante saber no solo qué estamos comiendo, sino de dónde viene ese alimento y qué impactos tiene cada uno de los ingredientes que llevamos a la mesa.

¿Te has puesto a pensar cuáles son las implicaciones sociales, ambientales y económicas de lo que pones en tu mesa? La bbc realizó un artículo muy interesante que puede darte una idea sobre la huella ambiental de tu comida.

Mira también los esfuerzos que están realizando México en colaboración con Alemania para tener un sistema alimentario sostenible.


<< Anterior Siguiente >>